lunes, 15 de septiembre de 2008

M.I.A.

Tras estas siglas se esconde la artista británica de origen tamil Mathangi Arulpragasam. Más fácil decir M.I.A. que significa tanto “missing in action” -desaparecido en acción o en combate-, como “Missing in Acton” que alude al barrio londinense donde nació Maya hace treinta y una primaveras. Esta joven licenciada en bellas artes, cinematografía y vídeo por la Universidad de Londres ha adquirido gran fama internacional, en parte gracias a diversas polémicas en los EEUU. La última ocasionada por su último sencillo “Paper Planes” -Aviones de papel- en la que se alude al fatídico 11-S. Hasta ahora había publicado tres álbumes en los que la irregularidad es la tónica: “Piracy Funds Terrorism” de 2004, “Arular” de 2005 y “Kala” de 2007. Un montón de composiciones que entremezclan elementos propios del hip hop, del reagge, el afrobeat, la electrónica y las músicas tradicionales indoasiáticas. Trabajos por los que algún crítico musical, con bastante mala baba, calificó su propuesta como una suerte de “Bollywood on acid”. Lo cierto es que es bastante injusto. La fórmula de la británica es mucho más interesante que eso, destacando por esas letras tan políticas que no eluden cuestiones polémicas como el conflicto armado en Sri Lanka, además de otros temas de la actualidad internacional. No es casual que sea hija de un importante revolucionario tamil.

A pesar de haberse labrado un nombre en su país, gracias a ilustres apoyos como el de Justine Frischmann de Elastica, la repercusión fuera no fue importante hasta que la Casa Blanca decidiera censurar algunas de sus letras. De hecho la cadena musical MTV prefirió no emitir su single “Sunshowers” hasta que no se retirasen las alusiones a la OLP. A mayor abundamiento en fechas recientes le negaron el visado para entrar en los EEUU, aspecto este que es tratado con ironía en la ya mencionada “Paper Planes”.

Con esta canción M.I.A. reinvidica su lugar en esta nueva onda tan en boga en la actualidad, que recurre a bases de hip hop y a miles de beats pegadizos sobre los cuales se insertan retazos provenientes de la música étnica. Y es de justicia remarcar que, al margen de la polémicas, “Paper Planes” es un pepinaco. Lo mejor que ha parido hasta el momento. Con esos efectos de sonido que incluyen disparos y el clink de cajas registradoras, que auguran un éxito instantáneo. Ahí os dejo el vídeo…


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...