martes, 10 de noviembre de 2009

81 cumpleaños de Ennio Morricone



Una buena banda sonora es complemento indispensable para apreciar la acción dramática en el curso de cualquier película. Todos recordamos escenas memorables de la historia del cine que no lo serían tanto, de no venir acompañadas por alguna pieza musical al cargo de gente como Dmitri Tiomkin, Leonard Bernstein, Alex North, David Raksin, Nino Rota o el gran Bernard Herrmann (ahora mismo me viene a la mente un hombre en el desierto, un avión que fumiga una zona en la que no hay cosechas a la vista, Cary Grant corriendo delante del avión que está apunto de arrasarle…).

Por desgracia, cada vez es más habitual que las gentes del negocio cinematográfico descuiden el aspecto sonoro de las películas. Muy especialmente en aquellas directamente destinadas al consumo masivo en los centros comerciales de medio mundo. Asistimos así a proyecciones en las que van sucediéndose una pieza musical tras otra, cuando no canciones enteras, sin orden ni concierto y lo que es peor, sin tener mucho que ver con lo que estamos presenciando. Estoy pensando en películas como "Watchmen", adaptación del mítico cómic de Allan Moore, con una banda sonora de las más desacertadas que uno recuerda (pese a que cada una de las canciones que suenan, consideradas de forma aislada, son bastante decentes). Claro, estamos en la era del consumismo extremo y por ello las productoras, que se las saben todas, prefieren tener un disco recopilatorio de artistas más o menos actuales, mucho más fácil de vender como parte del merchandising oficial de la película, que gastarse el dinero en contratar a un profesional que haga una banda sonora “incidental”, mucho más acorde con el film pero con peor salida comercial.

Todo esto rollo para llegar a este punto y ensalzar la figura de uno de esos grandes profesionales de las músicas de cine, el romano Ennio Morricone. Toda una vida al servicio de este noble oficio. Con una larga trayectoria a sus espaldas, es autor de piezas memorables como “La misión”, “Cinema Paradiso”, “Los intocables”, “La batalla de Argel” o “Bugsy”. Aunque sus mejores y más representativas obras son aquellas que compuso para su buen amigo Sergio Leone y sus “spaghetti western”. ¿Quién no recuerda la música de “El bueno el feo y el malo” o “Por un puñado de dólares”?  Ese es el motivo de que Morricone sea considerado un gran maestro del séptimo arte y por ello se le honra hoy, el día en que celebra su ochenta y un cumpleaños… ¡Pero es que el tío sigue en plena forma! No tenía bastante con las casi quinientas bandas sonoras compuestas hasta ahora y se nos presenta con otra más, la de “Malditos bastardos” , película dirigida por Quentin Tarantino. Demos la enhorabuena al maestro.  

"Por un puñado de dólares", mi favorita:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...