jueves, 14 de octubre de 2010

Un día en la vida de Iván Denísovich


Sólo diré una cosa, este libro de Alexandr Solzhenitsyn es precioso. Y no sólo es por lo que cuenta, una de tantas terribles historias que debieron suceder en la URSS durante el estalinismo, sino por como se nos cuenta. También lo es por algo que, supongo, no es responsabilidad directa del Nobel ruso. Me refiero a esa maravillosa fotografía tomada en Siberia por Natalie B. Forbes para el National Geographic con la que se ilustra la portada y que le va que ni pintado.

Como indica el propio título, la novela relata un día cualquiera en la vida del preso Iván Denísovich Shújov, que lleva encerrado ocho años en un campo de trabajo situado en algún lugar de la estepa siberiana. Aunque en teoría se halla allí por traición a la patria, la realidad es mucho más amarga: durante la guerra contra Alemania, Denísovich fue capturado por los nazis, pero logró escapar junto con un compañero de brigada y se reintegró en las filas soviéticas. Se le acusó entonces de haber huido del Ejército Rojo con la intención de traicionar, y de regresar para ejercer de espía para los alemanes. A fin de evitar la condena a muerte, Denísovich reconoció los hechos de los que se le acusaba y fue mandado al Gulag.

Una vida, la del protagonista Iván Denísovich, con evidentes guiños a la del propio autor, que fue detenido en 1945 por delitos de opinión y deportado a un campo de trabajo, donde permaneció hasta 1956 y en donde vivió gran parte de la experiencia relatada en “Un día en la vida de Iván Denísovich” - o en su obra más célebre “El archipiélago Gulag”-.

Aunque, como he dicho al comienzo, lo más impactante es la forma en que Solzhenitsyn nos narra la historia. Por boca de su alter ego Iván Denísovich y a través de sus ojos, asistimos a la tragedia humana que es vivir el día a día dentro de un campo de trabajo soviético, en donde existen dos constantes: terribles condiciones de vida para los presos y continuas vejaciones al cargo de los vigilantes que los degradan como seres humanos. Con todo, el bueno de Iván no se queja mucho y si lo hace es con la boca pequeña, no sea cosa que le oigan. Aunque no es tanto por el miedo a las consecuencias que ello le acarrearía, sino justamente por haber asumido su triste realidad - por estar "institucionalizado" en el sentido que le da Brooks dentro del penal de Shawshank-. Una realidad de la cual ya no concibe salir y en la que existe un único objetivo, la supervivencia. 

En fin, un libro recomendadísimo este “Un día en la vida de Iván Denísovich”. Una de las denuncias más feroces al extinto régimen soviético que yo he leído y que, porque no decirlo, se puede hacer extensible a los regímenes autoritarios de todo tipo y condición que aún existen hoy día. Lo dicho, una gratísima sorpresa. Gracias Ivanrojo.


Ya lo sé, al final he dicho más de una cosa...

4 comentarios:

  1. preciosa la foto y la recomendación me la apunto. lo único que ahara que por fin parece que retomo la lectura voy a aprovechar ese saborcillo American que aun me queda, y luego a ver si empiezo con éste,
    oye.. eres un devora-libros,no? bueno, mejor eso que ser un devora-niños,jeje
    chao.gracias. bss

    ResponderEliminar
  2. Se hace lo que se puede Lapor... ja ja ja
    Gracias a ti...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...