domingo, 25 de diciembre de 2011

Me llamo Charlie Bronson


Existen al menos dos Charles Bronson que hayan alcanzado fama internacional en el desempeño de sus profesiones, si bien ninguno de ellos desempeñó/a realmente una profesión y ni siquiera se llama/ra realmente así. El más conocido de los dos se supone que actuaba o más bien se ponía ante las cámaras para que alguien rodara su inexpresividad. Fue bautizado con el nombre de Charles Dennis Buchinski y era un estadounidense de origen lituano. Seguro que le conoceréis de alguna mala tarde cara la caja tonta. Interpretaba habitualmente papeles de tipo duro en peliculillas como “Mr. Majestyk”, “El justiciero de la ciudad” o “Nevada Express” por poner tres funestos ejemplos. El segundo Charles Bronson se llamaba realmente Michael Peterson y está considerado como el hombre más peligroso del Reino Unido. De hecho por su carácter extremadamente violento desde 1999 cumple condena en un módulo de aislamiento, sin contacto con otros presos, en el penal de máxima seguridad de Wakefield. Pues bien, mira tú por donde que hay una película sobre la vida y milagros de este figura, que encima está dirigida por Nicolas Winding Refn, un treintañero de origen danés que ya me llamó la atención gracias al extraño film épico “Valhalla Rising” y que obtuvo la pasada Palma de Oro de Cannes como mejor director con “Drive”. Por eso la vi y la verdad es que me gustó bastante.    

“Bronson”, the movie, narra la verdadera historia de un salvaje ex boxeador que lleva la friolera de 36 años en prisión. He visto por la red de redes como algún crítico ha definido esta película como "La naranja mecánica del siglo XXI". Okey chaval, t’has rallao un pasote, si bien, como he dejado entrever con anterioridad, es una obra más que decente y muy interesante por lo que se cuenta y por como se nos cuenta. Y es que al igual que ocurría con “Valhalla Rising”, visualmente es súper potente. Pero a diferencia de esta última “Bronson” se decanta en mayor medida por la estética de la que ha hecho escuela, además de llenarse los bolsillos, el ex de Madonna Guy Ritchie en sus films (“Snatch, cerdos y diamantes”, “RocknRolla” y demás). Así pues “Bronson” viene a ser otro largo videoclip con un montaje pretencioso pero impactante pero que, además, entronca con la larga tradición de biopics fílmicos sobre outsiders de la pérfida Albión, tales como John McVicar, Buster Edwards o Martin "The General" Cahill. Con todo, lo que más me ha gustado es el empleo de la música, perfectamente integrada en las diferentes escenas y sin abusar de ella. Tocándonos la fibra en lo emocional y ello a pesar de ser bastante variada: ¡suenan desde Leo Delibes o Verdi hasta los Pet Shop Boys!.   

Nacido en Gales, en 1952, la peripecia vital de este Charles Bronson, comienza con un robo a mano armada que le llevó a prisión con una condena de siete años. Pero los sangrientos incidentes que Bronson fue provocando por las diferentes prisiones que le tocó visitar tuvieron como consecuencia un considerable incrementado en su periodo de reclusión. En una ocasión tomó como rehenes a dos presos iraquíes a los que obligó a que le llamaran general. Después amenazó con comerse a uno de ellos si no se cumplían sus peticiones: un helicóptero para volar a Cuba, dos metralletas Uzi, cinco mil recambios de munición y un hacha. Sin embargo el angelito y con motivo del estreno de la película en 2009, se justificaba del siguiente modo: “La gente verá lo que fui en un tiempo: un hombre atrapado en un malvado y corrupto sistema penal. No saco pecho. Fui realmente horrible, violento, malo. No estoy orgulloso de ello, pero tampoco me avergüenzo, porque por cada golpe que he dado he recibido veintiuno”. En fin, que no me corresponde a mí juzgar al amigo Bronson, pero echarle un ojo a la peli a ver que os parece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...