viernes, 17 de agosto de 2012

Porque Restless es un cagarro fino en 10 puntos


1. Porque apela al feelgoodismo ñoño (ese sentirse bien al coste que sea, dando igual la que nos esté cayendo encima), basado en mensajitos simplones y en un infantilismo propio de quien se tapa los oídos para no escuchar lo que no quiere oír. 
2. Porque es un drama romántico edulcorado, convencional y tramposo a más no poder, que busca la lágrima fácil del espectador. Un conglomerado de imágenes choriflays y música chachi - guay cuya única intención es conducir al espectador hasta el llanto… y luego vas y lloras, claro.  
3. Porque, ahondando en esto último, se revuelca en pensamientos sobre la muerte y el más allá sin tomárselos jamás en serio como conceptos verdaderos, sino como trucos diseñados para despertar la llorera de la audiencia. 
4. Porque aburre a las ovejas. Con ese ritmo lento made in Van Sant, con el que el perpetrador de “Gerry” pretende que alucinemos por lo bien que filma las escenitas de amor contenido entre Cuchicuchi y Jilipichi.  
5. Porque no está interesada en las emociones o en las complicaciones que estas pueden causar, sino sólo en dictar eslóganes cursis sobre la tragedia, la lealtad y el encontrarse a uno mismo (a lo Joan Brady pero aún más cursi, ¡ojo!, ¡cursi hasta decir basta!). 
6. Porque, como decía alguien en la red de redes, al final de la carrera “Restless” viene a ser una versión indie de "Love Story", salvo que con peor música (que ya es decir!!!). 
7. Porque es un espantoso popurrí de clichés adolescentes y estética de revista, con especial consideración para Jilipichi (el hijo de Dennis Hopper) en su papel de moderno adolescente outsider y cansado de vivir. Por no hablar de la sonrisa de Cuchicuchi (la chica de apellido impronunciable que ya protagonizó la "Alicia" de Tim Burton), un gesto que más que ternura provoca auténtico pavor. ¡Grimita que me dais gachones!  
8. Porque en sus mejores momentos, pocos, “Restless” es cansina y en los peores, muchos, es tremendamente ridícula. Como ridículo es el piloto kamikaze gagapenas amigo de Jilipichi, al que dan ganas de hostiar cada vez que abre la boca.  
9. Porque una cosa es pretender ganar cuatro duros haciendo un film más accesible de lo normal, discutible aunque legítimo, y otra es filmar una jilipollez y hacer pasar al público por tonto.   
10. Porque es una de las peores películas de Gus Van Sant, que ya es decir, ¡¡¡que este tío dirigió “Gerry”!!! 
No hase falta desir na más…. ¡Hala!, ahora vais y la alquiláis.
..and don't cry for me.  

4 comentarios:

  1. Ya la esperaba...
    Pues chico, como ya sabes, discrepo en el fondo de la cuestión (que sea un cagarro fino). Aunque no por ello deje de estar de acuerdo en algunos de los argumentos que planteas. Ahí van los matices:
    1. No creo que de la película se extraiga un "sentirse bien caiga lo que caiga", aunque a veces, ciertamente, lo parezca. Es evidente que ambos personajes no se sienten bien, son infelices precisamente por lo que les está cayendo. Sin embargo, el director utiliza un recurso casi fabulesco para envolver una realidad que en ningún momento se presenta optimista. (Joder, que la chica guapa la va a palmar).
    2. La historia de amor es lo de menos, para mí. De hecho, dudo que sea una historia de amor, más bien me parece el encuentro de dos personas que se "atraen" por lo triste de sus historias. Vamos, que como dice la cancion "no es amoooor, lo que tú sientes...". Y, por otro lado, pues yo no derramé ni media lágrima. Quizá tenga que hacerme mirar mis conductos lagrimales, u otros conductos más complejos, a saber.
    3. Es cierto que la peli no ahonda en el delicado tema de la muerte desde un punto de vista complejo, salvo en una escena, seguro que la recuerdas. Cuando él se enfada y le dice a ella que estuvo 3 dias/meses?(no lo recuerdo bien) muerto y no había nada. Duro, muy duro. Pero, ¿acaso todas las pelis deben afrontar la muerte desde un punto de vista filosófico, tremendista y oscuro? Yo creo que no. Alguien dijo que no hay que tomarse la vida demasiado en serio, porque no vamos a salir con vida de ella. A eso me remito, todos vamos a morir. Y eso no deja de ser duro si lo miras desde un punto de vista personal, pero tampoco dejamos de ser números si lo vemos desde un punto de vista com especie. (Mientras escribo esto seguramente estén muriendo unas cuantas personas en el mundo).Y además, ese tampoco es el problema en cuestión de la peli . Seguro que nos hemos tronchado con pelis en las que muere hasta el apuntador, sin prestarle al tema demasiada profundidad.
    4. Aquí estamos de acuerdo, divertida no es. Aunque, últimamente, pocas cosas lo son.
    5. Es cierto que es cursi. Pero claro, son dos adolescentes, tienen que estar en su papel. No querrás que diserten sobre la muerte en plan Séneca.
    6. ¿Versión de Love story? No lo veo, no creo que vayan por ahí los tiros, o las flechas de Cupido.
    7. Es cierto que los personajes están tan llevados al extremo que por momentos dan grima. Pero también es cierto que son personajes cuyas historias están llevadas al extremo y, en este sentido, están justificados. Mucha más grima dan esos personajes de la vida cinematográfica y/o real que van con ese porte de loser sobreactuado.
    8. El personaje friki kamikaze no deja de ser la evidencia de que plantea la peli como algo más parecido a una fábula, y no como un documental sobre la muerte.
    Los puntos 9 y 10 son opiniones generales, no de la peli en sí, así que ahí no entro.
    Y para concluir, decirte que, como ya sabes, a´mí me gustó, sin llegar a decir que "es candidata a clásico" ni ninguna genialidad. Pero me parece que tiene su mérito caminar sobre la estrecha linea divisoria de lo que podría haber sido una frivolidad. Y no caerse.
    Salud!
    B.

    ResponderEliminar
  2. Hola B.
    Primero de todo gracias por comentar.
    En segundo lugar voy a acogerme a mi derecho de re-réplica.

    ---“Restless, ese cagarro pretencioso (Parte II)”---

    ‘amoj a vé…

    No crees que la película sea feelgoodista aunque a veces, ciertamente, lo parezca. Ya, pero es que ahí está el tema, que la película es lo que parece ser. Lo que Gus Van Sant, hacedor de este cagarro, ha querido que sea. Y me da igual que lo haya hecho de forma voluntaria o por ineptitud. La película no nos está vendiendo a dos adolescentes que no se sienten bien por la que les está cayendo, más bien al contrario, que a pesar de la que les está cayendo se sienten bien, ¡que coño bien! ¡¡¡súper bien!!! Lo cual se nos muestra de una manera totalmente inverosímil. Y eso, según yo lo veo, es lo que más chirría de toda la película y no lo salva ni el burdo recurso fabulesco al que te refieres. En este sentido afirmas que no pretende ser optimista… ¿¡Que no pretende optimista!? Joer, si al final uno se lleva la sensación de que morirse debe hasta molar.

    Dices qué no es una historia de amor o que no es principalmente una historia de amor. Pues… ¿qué quieres que te diga? Si esto no es una historia de amor simple y convencional pues entonces yo he visto una película diferente. Todas esas imágenes y musiquillas ñoñas que enmarcan las miradas, gestos y hasta silencios son de peli romanticona para adolescentes. Y ello junto al drama light del cáncer de Cuchicuchi o el drama existencial del modernito Jilipichi tienen una única intención, el provocar llorera. Que a ti o a mí no nos la produjera da un poco igual (si te sirve de algo yo tampoco lloré cuando murió Chanquete), la intencionalidad es bastante evidente. De ahí la comparación con “Love Story” con la que, cada vez que lo pienso, encuentro más paralelismos. Vamos, que no descarto que esto sea un remake adaptado a los nuevos tiempos de aquel cagarro que catapultó a la fama a “il bello” Ryan y a la McGraw. Es cosa sabida que en Hollywood las lágrimas son muy rentables, los ojos humedecidos nublan todo criterio objetivo sobre el verdadero valor artístico de las películas, de ahí el éxito de los melodramones. Para mí esta “Restless” está al nivel de la mencionada “Love Story” y junto con “Campeón” de Zeffirelli, supone un claro exponente del sobrevaloradísimo género lacrimógeno.

    ResponderEliminar
  3. Citas la frase de Groucho Marx (con la que estoy plenamente de acuerdo) para justificar que la peli puede no afrontar seriamente el tema de la muerte y no por ello ser mala. Ya, pero entonces, si la peli no es un drama romanticón (como tu defiendes) y tampoco es un drama serio en el cual se abordan seriamente las cuestiones de las que trata (o más bien, pasa superficialmente) ¿qué cojones es? La peli no es seria porque no trata ninguna cuestión de una manera seria. Los temas más o menos profundos los pasa de puntillas y la visión que aporta sobre los “conceptos verdaderos” es, cuando menos, chichinabesca. No me puedo tomar en serio una peli que no es seria y que ni siquiera es sincera acerca de sus intenciones: hacer llorar. Truco tras truco para eso… nomás. Y es verdad, me he partido la caja con cientos de pelis en las que muere hasta el apuntador o en las que pasan otro tipo de barbaridades, sin prestarles atención a si son profundas o no. Pero es que “Un funeral de muerte”, por poner un ejemplo, no pretende ser más de lo que es, tan solo que nos echemos unas risas y punto.

    Me alegro de que coincidamos en lo de que es cursi. Lo que no entiendo es que lo justifiques porque son dos adolescentes y tienen que estar en su papel. ¿Por ser adolescente se ha de ser cursi? ¿qué para dejar de serlo tenemos que disertar sesudamente sobre filosofía griega? Joer, yo es que no lo veo.

    En lo que sí estoy completamente de acuerdo es en la grima que dan esos personajes que van con porte de loser sobreactuado… vamos, ¡como Jilipichi! Prototípico loser de postal adaptado a los tiempos que corren. Vamos, que al tío solo le faltaba pintar cuadros para alcanzar la cuadratura del soplapollas moderno. Del kamikaze mejor ni hablamos. Hacía tiempo que no veía un personaje más ridículo en una peli (y desde luego en ninguna de Van Sant… a pesar de “Gerry”).

    En fin, que como ves discrepamos sobre las intenciones y la calidad de “Restless” que a mi si me parece una frivolidad… o algo bastante peor. Sin embargo coincidimos en que no es divertida. El problema es que tampoco es verosímil. Ni siquiera es seria. O sea que no es nada… Y cuando digo esto no me estoy refiriendo a la maniquea separación entre “cine serio” y “cine comercial o de evasión”. “Restless” no es seria porque su creador no se la ha tomado en serio, y lo que es peor, no nos ha tomado a nosotros en serio. Ese es el puto problema. …eso y que está contrahecha coño. ...y que pretende ser cool y no pasa de cutre.

    Un saludo y como siempre un placer discrepar (o coincidir) contigo…
    Agur.

    ResponderEliminar
  4. Primero que todo, se agradece el tiempo dedicado a la réplica de la réplica. Ha merecido la pena. No porque ahora me parezca un cagarro, pero veo/comprendo mejor tu objecación con la peli, y creo que gran parte de ella es causada por una especie de aversión a "jilipichi". En definitiva, creo que no esperábamos lo mismo de esta peli, en ningún momento esperaba ver nada serio y profundo sobre el tan complejo tema de la muerte. De haber sido así, coincidiría en tu valoración.
    Hasta la próxima discrepancia (o coincidencia), eso nunca se sabe. Eso sí, siempre será un placer.
    B.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...