lunes, 24 de septiembre de 2012

Aguirre, der zorn gottes


En su ópera magna "Aguirre, la cólera de Dios" (1972), Werner Herzog retrató la figura de un megalómano mítico: el conquistador vasco Lope de Aguirre. Fue este personaje histórico quien, en 1560, se puso frente a la expedición española que habría de salir desde el Perú en busca del mítico El Dorado. En esa aventura, Aguirre acabará perdiendo la cabeza y hasta la vida. Porque Aguirre, en su ida de olla, llegará hasta las últimas consecuencias ya que se creía invencible, inmortal, incorruptible… ¡un ser superior al mismísimo Dios!

Pues bien, varios siglos después otra Aguirre, no sabemos si descendiente de este aunque no nos extrañaría nada, y desde luego igual de megalómana (sino más), entra en escena. Hablamos de doña Espe, la lideresa madrileña, el azote de los progres, aquella que con sus gracietas, metidas de pata, injurias y fascistadas varias, es considerada por la derechona rancia y casposa de este país como la "Sarah Palin ibérica". Sí, sí, mozalbetes, esa misma, la impulsora de la “gestapillo” de Madrid, la  orquestadora del “tamayazo”… doña Esperanza Aguirre Gil de Biedma, grande de España… esa liberal sin parangón que ahora se nos va… tristemente, dirán algunos…

...tanta paz lleves como descanso dejas, diremos otros.

Liberal, bonito término. Característica que define a esta “política de principios y ferreas convicciones” que ahora se retira para, según ella misma ha indicado, estar más cerca de su familia. Una virtud, la de ser liberal, que aparece en todas las crónicas con la que la prensa afín despide a Doña Esperanza y que, como bien indica Nacho Escolar, resulta ya estomagante. En primer lugar porque tengo serias dudas de que el ser liberal sea una virtud en sí mismo. Y segundo, porque si el ser liberal implica ser partidario de la libertad individual y social en lo político y de la iniciativa privada en lo económico, la señora Aguirre dista mucho de haberlo sido. Leeros este artículo de Escolar en el cual recoge varios de los #liberalfacts de doña Espe. A ver que opináis. Son pa’ mear y no echar gota.

Sin embargo la visión que de Aguirre se nos quiere vender, elude todo eso. Los plumillas parecen dispuestos a montar una hagiografía sobre alguien que de Santo tiene bien poco. Nada que ver con los biógrafos de su re-tatarabuelo Lope, bastante más ecuánimes a la hora de plasmar las excentricidades del conquistador. Hablo del fraile dominico Gaspar de Carvajal, gracias a cuyo diario conocemos parte de la vida y milagros de Lope de Aguirre. Y es que hasta ese punto hemos llegado gracias a nuestra prensa libre. A añorar una figura como la de Gaspar de Carvajal, religioso enviado a Indias para instruir a los salvajes en la verdadera fe.  

En fin, “La cólera de Dios” y “La cólera de Dios (reloaded)”, dos grandes películas sobre dos personajes nefastos.
-------------------------------------------------------

PD. El caso es que, observando la efigie del Aguirre protagonizado por el gran Klaus Kinski, hasta se parece a la Espe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...