miércoles, 21 de agosto de 2013

Los discos de mi vida (Edición jogger): Jade Warrior - “Last autumn's dream”

Quien me iba a decir a mí que esta pieza de rock setentero llegaría a convertirse en mi fiel escudero cuando salgo a trotar por entre los campos de chufa de Alboraya (Y sí, he dicho trotar y no correr. Porque correr, lo que se dice correr, no sé si se corresponde con la realidad de mi relajada práctica deportiva). Desde luego nada hacía prever este amor tardío cuando, después de que alguien me regalase el cedé hace la tira de años, lo colocara en una estantería y allí estuviese criando polvo hasta hace cuatro días. Pero mira tú por donde que, un día en el que hacía limpieza, algo cayó desde las baldas altas de una de las estanterías para cedés y, tras impactar en mi hombro se despatarró sobre el parqué. Ahí estaba el “Last autumn's dream” de los Jade Warrior reclamando una oportunidad. Así, agresivamente, a lo borde, como deberían hacer todos aquellos canteranos de grandes equipos de fútbol que pretenden ganarse un sitio en la élite. Obviamente con esa carta de presentación lo menos que podía hacer era escucharlo. Y esto es lo que me encontré:
Eso... ¡y esto otro!:
...y es que es imposible resistirse a este temazo.

Hablamos de los Jade Warrior, banda británica de rock progresivo que comenzó a funcionar a principios de los setenta. Unos tipos que con sus dos primeros discos no se comieron un torrao. También os digo que, una vez oídos ambos, me imagino que ni ellos mismos imaginarían hallarse alguna vez en otra tesitura. Probablemente tampoco lo buscaban cuando trabajaban sobre los diez cortes que habrían de incluirse en el “Last autumn's dream”, su tercer álbum de estudio. Pero con la publicación de este disco en 1972, todo cambió. Según cuentan las crónicas el álbum tuvo una muy buena acogida entre el público, recibiendo un puñado de buenas críticas que, como veréis, no llegaron a oídos de este melómano de medio pelo. En mi descargo os diré que, por aquel entonces, aún no había visto salir el Sol y tengo mis dudas de que mis padres siquiera se conocieran. En fin, a lo que iba, que el disco es una gozada y la escucha -trotando o no- se convierte en un viaje lisérgico a través del sueño -el último sueño de otoño- de tres tipos con aspiración de trascender. Una travesía trufada de extraños solos de flauta y complicados compases cuya ejecución demuestra el talento innato de estos, por aquel entonces, jóvenes músicos surgidos de entre las brumas de la pérfida Albión.

Si pueden agencienselo, pero sobretodo disfrútenlo -trotando, corriendo o criando bartola, lo dejo a su gusto-.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...