lunes, 26 de agosto de 2013

Reflexiones tras una noche de tormenta

1. Teofila Martínez es tonta del culo. Lo cual no sería demasiado grave de no ser porque la tipa es la alcaldesa de Cádiz (para vergüenza de los ciudadanos de esa maravillosa ciudad con la que tantos lazos me unen).
Aunque para seros sincero, prefiero creer que sus declaraciones son las de una inútil con cargo que no sabe ni de lo que habla, porque sino tendría que pensar que estamos ante una nueva aportación a la política social del PP resumida bajo el eslogán “si tienes twitter no pidas para comer”. Por otro lado se me ocurre que alguno dirá ahora que como no va a tener cuentas en Suiza ¡¡¡si los hay que las tienen hasta en twitter!!!

2. “Holy Motors” es un zurullo se ponga como se ponga Jordi Costa. Es pretenciosa y pedante.
Parece ser que ahora la calidad de una película no se mide en función de los elementos que aporta, sino por la ausencia de esos mismos elementos en otras producciones a las que catalogaríamos de convencionales y/o menos arriesgadas (ergo malísimas). O sea, una especie de grandeza entendida a sensu contrario. Pues bien, que la mayor parte de las producciones actuales sean aburridas y previsibles no convierte al film de Leos Carax en una obra maestra. Como tampoco el hecho de que Arbeloa sea incapaz de hacer un centro en condiciones, convierte a Azpilicueta en Garrincha, capish??? Y es que “Holy Motors” no deja de ser un buen mojón. Y lo es porque no se entiende un cazzo de lo que cuenta (ni lo pretende) , porque las escenas supuestamente impactantes no son para tanto y ni siquiera tan novedosas como se ha querido vender (todas ellas tienen referentes, algunos evidentísimos), pero sobretodo porque esa ambigüedad tan alabada por la crítica no es otra cosa que el manido recurso cinematográfico de director limitado que no sabe como contar algo y se escuda en aquello de “dejo la interpretación en manos del espectador inteligente”. Que sí, que la sobre-explicación está muy mal vista y no seré yo quien haga apología de ese mal made in Hollywood, pero uno ya empieza a cansarse del reverso a esa mala praxis: la nada-explicación pedante (también conocida como el “si no te enteras de lo que quiero contarte no es por culpa mía, sino tuya porque eres tonto”). Pues eso.

3. No sé si el “Tata” Martino también es tonto, pero desde luego un rato hipócrita y demagogo sí que es.
Que no suelta el tipo, en referencia al coste del posible fichaje de Gareth Bale por el Real Madrid, los números me parecen casi una falta de respeto para el mundo en general”. Por contra que tu estrella cobre más de 30 millones de euros anuales entre sueldo y contratos publicitarios y que, en menos de dos años, se le haya revisado al alza varias veces, es un ejercicio de coherencia acorde a los tiempos que corren. Como también lo es que, no contento con todo lo que percibe, le de por defraudar a Hacienda (ergo a todos). Y que tu presidente te haya traído a Neymar por la ajustadísima cifra de 57 millones de euros (de los que 42 se han perdido por el camino en comisiones y demás) está de puta Mulder... Obvio. Como que tus emolumentos por entrenar a 23 tíos en calzoncillos durante 2 horas al día y decir tonterías en rueda de prensa, dé para pagarle el sueldo a treinta o cuarenta médicos o profesores... Y es que eso es lo malo que tiene el escupir hacía arriba, que al final la ñapa te cae en la cabeza.

4. La única verdad que encierra el caso de Harry Quebert es que la editorial Alfaguara es capaz de convertir una mierda en ingentes cantidades de pasta para los bolsillos de sus accionistas. Completamente inexplicable lo de esta novela. No es que sea mala, es que produce vergüenza ajena. Y no hay más que hablar.

5. Sin ser tan mala como la anterior, “Cosmopolis”(de Don Delillo), también es basura. ¡Pero es que su adaptación cinematográfica es aún peor!
Dirigida por David Cronenberg, a quien uno le tiene tenía un respeto, “Cosmopolis -the movie- es un engendro infumable que no da ni para pasar el rato. Una paja mental en la que se nos ofrece una especie de vaticinio sobre como será el final del capitalismo, o yo que sé (ni quiero saberlo), y que únicamente denota la grave diarrea mental que padecen Cronenberg y/o Delillo. Pero es que encima, por si no había ya bastante, la cinta está protagonizada por el caramuerto de la saga Crepúsculo. Y la cosa podría haber sido aún peor si el veterano director de “Una historia de violencia”, “Promesas del este” o “Scanners” (quien te ha visto y quien te ve, David) hubiese conseguido contratar a Colin Farrell para el papel, como parece que intentó (¡¡¡guata fak!!!).

6. Esperanza Aguirre es mu' mala. ¡Malísima! Una mala yerba de esas que nunca muere ni morirá. Una cucaracha capaz de sobrevivir a un holocausto nuclear. Una persona que cada vez que abre la bocaza es para faltarle al respeto a alguien y cuya mera presencia en pantalla provoca que muera un pony en la otra parte del mundo. A parte de eso también es la imagen gráfica de como en este país cualquier mediocre puede triunfar en política. Y es que no contenta con su coherente faceta de liberal – funcionaria, a la señora marquesa le dio anoche por despacharse con el siguiente tuit:
En fin, debe ser que el jamón (como los sobres y el twitter) son solo para los neoliberales y los peperos. Y es que ya se sabe que no se hizo la miel para la boca del asno... ¡ni la del pobre! Trabajadores comiendo jamón, ¿a donde vamos a ir a parar? Que será lo siguiente, ¿que tomen cava? ¿vino del bueno? 
Supongo que ahora asistiremos al patético espectáculo de ver a sus acólitos justificándola. Puede ser que incluso salga el Carromero de turno quitándole hierro hasta a la trama de financiación irregular de su partido. Lógico por otra parte y es que, ¿que importancia tiene ese asuntillo ahora que sabemos que en la sede de CCOO se come jamón?


En fin chicos, que queréis que os diga... ¿Veis esa mierda que se acerca? Pues sí. Es el puto martes, que se anuncia aún peor que el lunes. Valor y fuerza.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...