viernes, 16 de febrero de 2018

Carbono Alterado

Tras la historia de “Altered Carbon”, nueva propuesta de ficción distópica de la factoría Netflix, se encuentra Richard K. Morgan, escritor inglés ganador del premio Philip K. Dick precisamente por la novela en la que se basa esta cosa. Porque lo digo ya, la serie es una de las mayores mierdas que me haya echado al gañote por siempre jamás.

La cosa va de copiar lo malo de “Blade Runner” (1982), si es que la obra maestra de Ridley Scott contiene algún desperdicio en sus casi dos horas de metraje. Para que me entendáis, “Altered Carbon” es 100% cyberpunk, que es el peor insulto que se le puede decir a un escritor, a un cineasta, a un artista gráfico y hasta a un trabajador de la Obra Social de La Caixa. Y es que aquella letanía que nos martilleaba con lo revolucionario de la obra de William Gibson y demás gualtrapas cyberpunkarras… “La mayor revolución temática y conceptual producida en el mundo del sci-fi, desde que Asimov se pusiera a juntar letras hasta arriba de ácido”… Pues como que no… Esta serie de Netflix, como le ocurre al jodido "Neuromante", es un fake colosal al que Orson Welles hubiera dedicado una más que merecida segunda parte de su glorioso documental “Fraude” (1973).

Por decir algo diré que el prota se llama Takeshi Kovacs (¡hasta el nombre es malo!) y es una suerte de sicario filósofo, denominado de alguna otra forma pretenciosa y enredada para que mole más. El tipo va cambiando de cuerpo a lo largo de los años y es que, en este futuro molón las carnes no son más que meras fundas que se pueden ir sustituyendo si uno dispone del capital necesario. Al tipo lo contrata un gilipollas de manual, que además presume ser el hombre más rico del mundo, para que investigue su propio asesinato. Sí chicos, al tío se lo cargaron pero fue capaz de renacer en otra vaina humana ya que en el maravilloso mundo del carbono alterado uno puede hacerse copias de seguridad de uno mismo por si las moscas. Somos todos discos duros con patas. El futuro era esto.        

Y básicamente esta mierda es “Altered Carbon”. Una imitación de baratillo de los mundos del agente Deckard y sus replicantes, al calor de la estimable secuela dirigida por Villeneuve el pasado 2017. Neo-noir que podría venir firmado por la mismísima Sandra Barneda, repleto de  filosofadas dignas de Jorge Bucay, con mucho confeti y hasta luces de discoteca pero sin un Chimo Bayo que nos alegre la fiesta.

Más mala que pegarle a un padre con un calcetín sudado. Huir de ella como de la peste.  

Y esta es la primera entrada que os envío desde Valpo, con amor. No me lo tengáis en cuenta.               

martes, 26 de diciembre de 2017

Lo milloret de lo milloret 2017 - I. Medalla de Oro

1) EXQUIRLA – Para Quienes Aún Viven
Artefacto colaborativo con trazas de convertirse en obra de culto. Acción conjunta emprendida por El Niño de Elche y su kraut-flamenco fusión y las metalizadas mentes de Toundra. Los versos de don Enrique Falcón hacen el resto.

2) PROTOMARTYR – Relatives in Descent

Nueva ración de ese post-punk tan peculiar, entre furioso y desganado, que va creciendo disco tras disco y que amenaza con convertirles en el secreto mejor guardado de Detroit.
 

3) The NEW YEAR – Snow

Matt y Bubba Kadane desprendidos ya de entes ajenos al clan familiar, tras casi una década. Emociones a flor de piel, sobretodo gracias a esos largos desarrollos instrumentales marca de la casa.   
 
4) FOXYGEN – Hang

Paso adelante de la banda de San Francisco, gracias al fichaje de los hermanitos d’Addario. Inclasificable disco de pop-rock sinfónico pero tarareable, grabado con orquesta. Sus maravillosos arreglos son lo mejor del conjunto.
5) KENDRICK LAMAR – Damn.
El mejor álbum de hip hop que he escuchado en años y que no os aturda la turra promocional de la que se ha beneficiado el muchacho. Sobreponiéndose a sus más que cuestionables featurings. Que tiene mérito ya que por ahí andan Rihanna y Bono el ciudadano del mundo.
6) CLOUD NOTHINGS - Life Without Sound
Nada nuevo bajo el sol y a Dios gracias. Menos crudos y quizás algo más melódicos que antaño. Más afinados en las letras y con una cadencia general que va desviándose desde el hardcore originario hacia una suerte de power pop furioso. 
7) PETER PERRETT – How the West was Won
Disco alegre y romántico que supone el inesperado regreso de quien fuera líder de los Only Ones tras más de dos décadas desaparecido. Lo hace en familia, que es como mejor se hacen estas cosas. Los zagales se encargan de la sección rítmica.
8) The MOLOCHS - America’s Velvet Glory
Propuesta musical que de tan añeja que suena podría haberse publicado hace décadas. Composiciones silbables y buenrolleras que se se elevan por encima de la pose sosaina y pánfila de sus creadores. “The song not the singer” que decía aquel.   
 
9) DESTROYER – Ken
Nueva batalla en esa guerra en la que anda enfrascado Dan Bejar para reivindicar lo peorcito de los ochenta musicales. Para bien, se entiende. Un tanto más sobrio que en episodios anteriores y quizás con una mijita más de oscuridad. 

10) RON GALLO – Heavy Meta
La revelación Mariana 2017 sucediendo al glorioso Kyle Craft. Álbum en el que se dan cita desde lo mejorcito del nuevo rock americano, hasta las sabias enseñanzas de los maestros. Mención aparte merece el gusto del mozalebete por los riffs stonianos.
11) AMENRA – Mass VI
Confirma que lo más interesante dentro del universo metalero proviene del viejo continente. Los belgas nos regalan una fascinante mezcla de post-metal, doom y hasta hardcore que hará las delicias de todo amante de los sonidos más extremos. 
 
12) ALDOUS HARDING – Party
Adorable variedad de registros que la naturaleza –o el hombre del espacio- otorgó a esta neozelandesa. Voz dulce, incluso arrulladora y una dicción ya la quisiera para sí mi profe de inglés. Canciones sencillas que prescinden de adornos innecesarios y que nos van sumergiendo hacia lo profundo.


13) The BATS - The Deep Set
Los viejos rockeros nunca mueren y, según se ve, los viejos poperos tampoco. Muestra de saber hacer al cargo de esta versión folk de la Nueva Zelanda independiente (que no independentista). Calidez melódica y emocional al alcance de muy pocos.
14) PABLO UND DESTRUKTION – Predación
Pablo y el trueno que no cesa, capítulo IV. Canciones que manifiestan varias aproximaciones a los diferentes tipos de amor. Reflexiones emitidas con esa voz de predicador que convierten a Pablo en una de las figuras musicales más importantes del país.   
 
15) The BUG vs EARTH – Concrete Desert
El británico Kevin Martin y el estadounidense Dylan Carlson se unen para regalarnos este particular homenaje a la obra de J.G. Ballard. Suma de ritmos electrónicos y drone metal que confluyen en esta hipnótica y en ocasiones machacona banda sonora.


16) TIM DARCY - Saturday Night
Ecléctica colección de canciones a cargo del líder de Ought. Esculpidas cual crooner del siglo XXI, el chaval se pone filosófico, pero también poético y hasta en plan absurdo. Bastante alejado de los parámetros en los que se movía con su banda matriz.
 

17) The NEW PORNOGRAPHERS – Without Conditions
Con el paso de los años los de Vancouver no han perdido ni un gramo de frescura y vitalidad. Se les podrá echar en cara lo acertado de los arreglos, que  molan más cuando está Dan Bejar o que si la abuela fuma. No seré yo. Encomiable ejercicio de pop-rock vertiginoso.  
 

18) ROBYN HITCHCOCK – s/t
No hay nada más sencillo que ser fan de este hombre que nunca decepciona. La cosa empieza bien ya con esa imponente portada. Detrás hay diez cortes eminentemente eléctricos, melódicos y poderosos, con guiños al mundo del country.
 

19) DESPERATE JOURNALIST - Grow Up
Su primer álbum ya contenía canciones muy buenas, pero en este los once cortes mantienen un nivel de calidad óptimo. Tras la voz de Jo Bevan y su fraseo a lo Morrisey encontramos una buena dosis de pop-rock oscuro, no exento de ramalazos guitarreros, que evoca a los dioses del post-punk ochentero.   
 

20) SPOON – Hot Thoughts
Cambio de registro para la banda de Britt Daniel, que consiste en dotar de un aire funky a su sonido tradicional. Disco muy sugerente gracias al aporte de las cajas de ritmos y también a la introducción de sonidos más líquidos. El conjunto resulta divertido y muy entrete.
 

21) JAY SOM - Everybody Works
Pop atmosférico y de cadencia suave -a veces no tanto- que destaca por la particular sensibilidad que aporta la voz de su hacedora. Temáticas cotidianas con las que esta joven californiana da muestra de su prisma lírico y sonoro, influido por gentola como Carly Rae Jepsen (wtf!?).
22) DANIEL WYLIE’S COSMIC ROUGH RIDERS - Scenery for Dreamers
Una de las voces masculinas más bonitas del panorama musical actual. Eso y una evidente sensibilidad compositiva le dan a este escocés para firmar un álbum de pop exquisito. Retoma la senda de sus paisanos Teenage Fanclub. A veces se acerca a los Go-Betweens.
23) Los PLANETAS – Zona Temporalmente Autónoma
Que no estaban muertos, estaban de parranda. Sorpresivo resurgimiento el de la banda granaina con esta colección de catorce temas, que abundan en esa psicodelia jonda en la que se enfrascaron ya hace unos años. Disco en el que priman las texturas sobre los estribillos. 
24) CHELSEA WOLFE - Hiss Spoon
El mejor disco en la ya meritoria carrera de la prima gótica de PJ Harvey. Vira hacia derroteros más pesados y ruidosos, sin salirse de la oscuridad marca de la casa. Trabajo potente e hipnótico que va creciendo con las escuchas.

lunes, 25 de diciembre de 2017

Lo milloret de lo milloret 2017 - II. Medalla de Plata


25) HURRAY FOR THE RIFF RAFF – The Navigator
Alynda Segarra lleva una decena de años ofreciendo raciones de la mejor americana. Disco es un tanto más rocoso que sus predecesores y donde la portorriqueña mantiene las uñas bien afiladas para defender su condición de mujer latina.
26) The NATIONAL - Sleep Well Beast
Séptimo disco en la trayectoria del quinteto de Ohio, que nos vuelve a traer ese rock emocional, incluso épico, tan reconocible. La inconfundible voz de Matt Berninger marca el camino de una banda que se niega a bajar del notable entrega tras entrega.

27) BOMBA ESTÉREO – Ayo
La formación bogotana fusiona electrónica, rock, reggae y hasta rap, con la cumbia y otros géneros musicales de su país. A eso le han añadido aires mediterráneos, que le van la mar de bien a una fórmula predestinada al éxito.
28) MARK EITZEL - Hey Mr Ferryman
El innegable talento compositivo de quien fuera líder de American Music Club, alcanza la máxima expresión con este trabajo en solitario. Álbum de tono tristón y melancólico, protagonizado por la voz cálida pero serena de este trovador contemporáneo. Maravillosas letras.
29) The SADIES – Nothern Passages
La banda de los hermanos Good desarrolla aquí un sonido más complejo a lo habitual. Sin salirse de esa fórmula alt-country con la que han hecho fortuna y obtenido reconocimiento, le agregan un poco de picante: elementos hardrockeros, garageros y hasta de rhythm 'n' blues.
30) MYRKUR – Mareridt
Deudora de los mismísimos Ulver, la danesa sigue ahondando en esa versión comercial tan conseguida de black metal. Pagan pensado para sonar en las radio-fórmulas. Sigue bordándolo en el tema de las atmósferas, tremendamente conseguidas. 
31) ALT-J – Relaxer
No por ser el más flojo de sus tres trabajos, deja de ser un disco notable. Ahondando en la fórmula que les dio a conocer, la banda de Leeds ha pausado el tono y, pese el recurso a la electrónica, consigue parir un álbum pseudo-folkie, si es que eso es posible.
32) DRAB MAJESTY - The Demonstration
Dos tíos raros envueltos en sábanas practicando una suerte de dream pop, en el que también se aprecian trazas de glam. Atmósferas que recuerdan a The Cure y a los Cocteau Twins presentes en esos once cortes que suenan sombríos a la par que elegantes.
33) DEER TICK - Deer Tick Vol 2.
Lanzado simultáneamente a “Deer Tick Vol. 1”, a diferencia de aquel, este compendia el lado más ruidoso y rabioso de los de Providence. Su cara más juerguista. Vamos, la que suelen mostrar en los directos. 
34) FEE REEGA – Sonambulancia
La nibelunga afincada en Asturies nos regala un discazo de folk extraño, nocturno y repleto de atmósferas que dan sentido al titulo escogido. Usando ese particular español sin eñes pero con muchas erres, que transforman su forma de cantar en algo sumamente especial.       
35) DANNY de la MATYR – Crybaby
Bonito disco que rezuma nostalgia por los cuatro costados. Toques beatlelianos en un álbum de rock melódico que también bebe de la esencia del malogrado Elliott Smith y de los medios tiempos escuela Big Star. 
36) DANIELE LUPPI & PARQUET COURTS – Milano
Puesta en común entre el afamado compositor italiano y la prolífica banda de Brooklyn, con Karen O de por medio. Combinación de talentos que da como resultado un álbum inclasificable. Suena tanto a art-rock, a punk escuela Stooges y hasta música surf.
37) CURTIS HARDING – Face Your Fear
Segundo disco de esta prominente figura del neo-soul. Once canciones como soles cargadas de texturas y con las que el artista de Michigan confirma la enormidad de esa garganta de crooner, amén de una sensibilidad próxima al estoicismo. 
38) ALEJANDRO ESCOVEDO - Burn Something Beautiful
Nueva master class de rock y de vida al cargo de quien estuvo a un milímetro de perder la suya. Las vivencias musicadas del vaquero de San Antonio, en las que combina lo muy eléctrico con las cuerdas. Destacando por encima de todo esos estribillos. 
39) NUDOZURDO - Voyeur Amateur
Vuelta a los orígenes del trío madrileño. Adiós a los sintes y a los sonidos electrónicos que poblaban su anterior álbum, para retomar el flujo de guitarras de los comienzos. Fiereza eléctrica, ritmos machacones y la poesía de Leo sobrevolando la mejor propuesta post-punk surgida de este país.
40) GRANDADDY - Last Place
Un disco bonico, pero bonico der tó!!!…  Repleto de pasajes ensoñadores y de esos ruiditos tan del gusto del Sr. Lytle. Retahíla de temas en esa línea indy-pop-rock que a algunos nos devuelve a la postadolescencia. Justo a aquellos días de gloria que la banda de Modesto compartió con Pavement o Weezer.
41) JUANA MOLINA – Halo
Disco pausado, atmosférico y con un tono general casi esotérico. Tensión entre lo acústico y lo electrónico, superposición de capas y texturas, amén de ese delicioso recurso a la repetición hipnótica tan propio del sonido de la artista porteña.
42) CYANIDE PILLS – Sliced and Diced
Ejercicio de retropunk de cadencia ramoniana, que también hiede a Undertones y a los primeros Strokes. Álbum desenfadado, energizante y algo guarrete pero sin abusar, que transmite una deliciosa melancolía por cosas que ni siquiera el mayor de los de Leeds vivió. 
43) CONVERGE – The Dusk in Us
Noveno álbum en la trayectoria de la banda de Boston. Hardcore caótico y afilado, donde las voces rotas de sus dos vocalistas marcan el tempo. A veces más intensos, otras más acelerados, en ocasiones distorsionados y en otras todavía más.
44) LAS ODIO – Futuras Esposas
Debut discográfico de esta banda de riot grrrl infraundergraun, como ellas lo definen. Punk castizo yeyé, si es que eso puede ser, con pasajes que recuerdan a lo último de Terrier e incluso, en la parte vocal, a Flora de Betty Troupe.
45) The WAR ON DRUGS – A Deeper Understanding
Recuperando los paisajes sonoros reinantes en “Lost in the Dream”. Perfecta combinación de su sonido de siempre con melodías que enganchan como nunca. Continuista con todo lo bueno que ya apuntaba su predecesor. 
46) The LUNAR LAUGH – Mama’s Boy
Nuevo material de este trío formado en Oklahoma que transita igual de cómodo entre los senderos del power-pop setentero, como en los de la americana. Once cortes melódicos y agradables que recuerdan tanto a los Jayhawks como a The Dodos, o incluso a los Shins.
47) MOON DUO - Occult Architecture Vol. 1
El dúo californiano incide en su fórmula de psicodélica densa, a base de ritmo motorik y desarrollos alargados. Tendencias cercanas a lo siniestro y al space-rock, a veces más rudo, otras más machacón, en lo que viene siendo su identidad sonora desde los inicios.
48) COCO HAMES – s/t
La otrora lideresa de The Ettes, debuta en solitario con este trabajo homónimo en el que rinde homenaje al girl pop de los sesenta, pero también al folk del terruño que la vio nacer. Temas en los que encontramos referencias a artistas como Dusty Springfield, Jenny Lewis y algo de las Ronettes.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Lo milloret de lo milloret 2017 - III. Medalla de Bronce


49) BLANCK MASS - World Eater
A pesar del evidente cabreo, la mitad pensante y ejecutante de Fuck Buttons es capaz de ofrecernos momentos dulces (o casi), dentro de un hipnótico, punzante y sumamente cañero artefacto sonoro. Implacable y malcarado ya desde la tremenda portada.
50) DORIAN WOOD – Xalá
La voz de este tico enorme (en todos los sentidos) emociona y sobrecoge. El nuevo disco es un compendio de historias, cantadas en castellano, que producen escalofríos. Particular propuesta que va entre el folk y lo experimental. ¡Qué coño…! ¡La propuesta es inclasificable!
51) GOSPELBEACH - Another Summer of Love
El segundo álbum de este súper grupo conformado por miembros de bandas como Beachwood Sparks o Chris Robertson Brotherhood, podría ser el disco perdido de Tom Petty. Country pop y rock de la costa oeste, con ecos a  The Byrds y hasta a Buffalo Springfield. ¿Por qué no?
52) SENIOR I EL COR BRUTAL – Valenciana Vol. 1
Disco de versiones en valenciano, exquisitamente escogidas por la banda liderada por Micalet Landete. Colaboraciones de lujo de la Maria Arnal, Carles Chiner o David Caraben para adaptar a Courtney Barnett, Cracker, The New Pornographers o Tom Waits. 
53) HAPPYNESS - Write In
Pop-rock melódico y desarrollos lo-fi en la línea de Yo la Tengo o, por citar algún coetáneo, Ultimate Painting. Un punto suavizados respecto a su impactante debut, complementan su noventerismo con unas buenas dosis de sunshine pop que le van que ni pintado. Pos eso… 
54) CHUCK PROPHET - Bobby Fuller Died for your Sins
Otra fabulosa colección de píldoras rock para la ya extensa colección del profeta. Historias esculpidas a base de guitarrazos en formato pop-rock de corte clásico e incursiones en los mundos de la americana.
55) ROSALÍA – Los Ángeles
El portentoso timbre de voz de la catalana, es capaz de emocionar desde la primera estrofa. Encuentra su sentido en un álbum que gira en torno a la muerte. Una suerte de flamenco a la antigua, con actitud punk, del que es corresponsable el omnipresente Raül Fernandez.
56) LILLIE MAE - Forever and Then Some
Desde la escena de Nashville y siendo miembro de la banda de Jack White todo parece fácil. El debut de la multiinstrumentista de Illinois abarca varios géneros, entre ellos la americana, el bluegrass y hasta el honky tonk, si bien, la voz de la susodicha es lo que realmente marca la diferencia. 
57) SLEAFORD MODS – English Tapas
Siempre cabreados, siempre deslenguados, lo nuevo de Sleaford Mods destaca por ser más de lo mismo y está bien que así sea. Los de Nottingham vuelven a darle duro a todas las miserias que asolan su reino, con especial ensañamiento con los responsables del Brexit.  
58) COMO ASESINAR A FELIPES – Elipse
Funk-rap-free jazz-rock fusión y dos huevos duros. Inclasificable álbum de experimentación en seis partes, donde las rimas en castellano se superponen a los ritmos, los efectos y a un saxo que va a la suya. Discurso musical tremendamente original e incluso delirante.
59) GIRLPOOL – Powerplant
Par de chavalitas que inciden en los mismos patrones punk lo-fi con raíces poperas que otorgaron fama y supongo dinero a The Breeders. Quizás con un pelín más de músculo. Segundo álbum de estas angelinas que, vocalmente, tanto recuerdan a los Stereolab de Laetitia Sadier.
60) SURFER BLOOD – Snowdonia
Ya sin Thomas Fekete y Kevin Williams, por motivos bien diferentes, asistimos al renacer de la banda de Palm Beach. Surf rock resplandeciente que sugiere parajes soleados que realmente no lo son. Y es que el peso de las tragedias se siente en un álbum que, aún así, se digiere con facilidad.
61) FLEET FOXES – Crack-up
Robin Pecknold retoma el proyecto que le dio a conocer. Deslumbrante colección de temas complejos, tanto por las letras como desde un punto de vista musical. Interesantes desarrollos plagados de interludios, subidas, bajadas…
62) MEATBODIES – Alice
Buen trallazo de psicodelia y garage experimental escuela californiana, con letras que giran en torno a la guerra, la política y la religión. Cercanos a la parte más psicotrópica de Black Sabbath y también a la cara más soft del maestro Ty Segall.
63) MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS – 45 Cerebros y 1 Corazón
Pareja de catalanes que siguen la formula que tan bien funcionó a sus paisanos Sílvia Pérez Cruz y Raül Fernandez Miró: vozarrón al que se suma una guitarra. Crítica social, amor y política conviven en un más que prometedor estreno.
64) The MOUNTAIN GOATS – Goths
Enésimo retrato del desencanto al cargo de ese geniecillo con ínfulas literarias que es John Darnielle. La cosa va del ocaso de los góticos, con mención explícita a gentes como el tipo de los Sisters of Mercy. Continuista con todo lo bueno que define la trayectoria de la banda.
65) The ORWELLS – Terrible Human Beings
La vuelta al tajo del ruidoso quinteto de Chicago, da como resultado un álbum en el que queda claro que aquello de reinventarse no va con ellos. Macarrismo y homenaje a los clásicos del rock garagero. Lo cual está de puta madre... 
66) INHEAVEN - Inheaven
La espera mereció la pena y el contenido del álbum no desmerece a los adelantos que nos fueron presentado. Joven banda londinense de rock con aires noventeros y toques de shoegaze, en la que se aprecia la huella de los Pixies, de Veruca Salt y hasta de los Stone Roses
67) QUEENS OF THE STONE AGE – Villains
Por mucho que uno intente alejarse de esta gente, no puede. Siempre vuelven por los mismos derroteros… es verdad…  pero lo hacen tan bien… Álbum desenfadado y juguetón con sonido 100% QOTSA. Nada más ni nada menos.
68) WILL JOHNSON – Hatteras Night, A Good Luck Charm
Enésima lección de cómo adaptar el sonido tradicional americano a un contexto actual de pop-rock. Precioso compendio de canciones delicadas y aparentemente simples, con las que el prolífico artista tejano confirma su atinada capacidad compositiva.
69) The REVEREND PEYTON’S BIG DAMN BAND – Front Porch Sessions
Nueva sesión de ese blues guarro y rollete redneck que se gastan los miembros del peculiar trío liderado por este predicador laico de Indiana, que toca la guitarra y el bajo en un all in one digno del mismísimo LeadBelly. Energético y sobretodo muy divertido.
70) TIMBER TIMBRE – Sincerely, Future Pollution
Fieles a esas atmósferas densas en las que tan brillantemente se desenvuelven. Álbum intenso y tan abrumador o más que su antecesor. Sin ser la banda sonora de ninguna película, bien que lo parece. De rodarse, yo iría de cabeza a verla.


71) OFFA REX – The Queen of Hearts
Aventura folklorista de Colin Meloy y los decembristas de Portland, junto a la vocalista británica Olivia Chaney. Relectura de un puñado de piezas tradicionales en las que destaca esa voz mágica, llena de fuerza y alma que tanto recuerda a la de Sandy Denny.
72) GUADALUPE PLATA – Guadalupe Plata 2017
Los ubetenses no se salen del patrón. Se supone que hay un acercamiento a otros estilos, pero en lo fundamental siguen practicando ese rock’n’blues tan galáctico en el que se dan cita Chuck Berry y David Lynch. Y menos mal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...