miércoles, 25 de febrero de 2015

Ola de crímenes, by James Ellroy

El problema a la hora de abordar cualquier novela de James Ellroy es que, a día de hoy, el listón ya está demasiado alto. La expectativa y la confianza del acólito es ilimitada y eso no hay párroco que lo sostenga. Y claro, al amigo Ellroy le acaba pasando como al gran Javier Sotomayor, incapaz de mantenerse en la cima tras saltar al menos dos metros treinta en 192 competiciones oficiales. Vale, ya sé que se me ha ido la olla. Me estoy pasando tres pueblos y medio y este hombre no se lo merece. Tan solo quería mostraros mi decepción tras la lectura de esta “Ola de crímenes” que como habréis deducido, no me ha gustado demasiado. Eso no quita que su escritura siga rebosando ingenio y muestre aquellas señas de identidad reconocibles e intransferibles que han aupado al autor angelino hasta la condición de figura de culto. Pero es que firmar el cuarteto de Los Ángeles o la trilogía americana y luego esto...

Aunque, tal vez, ese no sea el verdadero problema de “Ola de crímenes”. No en balde, algunos de los relatos y artículos incluidos son anteriores a varias de las mejores novelas de Ellroy. Pero la irregularidad de la compilación y, muy por encima de todo, la mediocridad de algunos de los cuentos, hacen que te quedes con un amargo regusto que no lo arregla ni aunque te metas cien chicles de clorofila en la boca. Otra cuestión son las crónicas publicadas en la revista GQ que aquí se recogen. Algunas de ellas directamente maravillosas. Con una mención especial para “El asesino de mi madre”, historia que dio origen a “Mis rincones oscuros”. Celebradísima obra en la que este hombre grande, arrogante y provocador se desnuda ante nosotros, expiando sus pecados de juventud ocasionados, en gran medida, por ese asesinato y la frustrada investigación policial que vino a continuación. También me ha parecido buenísimo el retrato que Ellroy ofrece sobre el conocido affaire O.J. Simpson. Desmontando la figura de ese ex-jugador de fútbol americano, miembro del salón de la fama, al que muchos conocimos por sus escasas dotes cinematográficas en la saga “Agárralo como puedas”.

Con todo y con eso seguiremos atentos a lo nuevo que nos vaya ofreciendo este autor. Alguien que puede ser considerado ya y por méritos propios, como uno de los grandes de la literatura norteamericana. Y no hablo solo de novela negra. Es evidente que su talento va mucho más allá del encasillamiento dentro de la literatura de género.

Más sobre Ellroy aquí... (y tirando del hilo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...