viernes, 7 de octubre de 2011

El árbol de la vida


"¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular, Cuando alababan todas las estrellas del alba, Y se regocijaban todos los hijos de Dios?" Job 38 4-7


Joer que película más bonita que me tragué anoche, cagondeu. ¡Aún tengo los pelos como escarpias! Y es que “El árbol de la vida” es poesía pura, una sinfonía maravillosa, un fresco fascinante realizado por uno de los mejores pintores de la historia del séptimo arte. Porque creo sinceramente que esta es la mejor obra hasta el momento del esquivo Terrence Malick y tengo serias dudas sobre que alguna vez logre superarla. “El árbol de la vida” es una reflexión épica e introspectiva, personalísima como no podía ser de otra forma viniendo de quien viene, sobre el amor, la pérdida y el perdón. Es fascinante y maravillosa, como el mundo interior de Terrence Malick. El hilo conductor es el seguimiento de una familia de clase media norteamericana, los  O'Brien, tres hijos y sus padres, severísimo él y muy dulce y cariñosa ella. En su intimidad, magníficamente filmada por el cineasta texano, los chicos van experimentando la pureza y la maldad, la felicidad y la tristeza, la necesidad de explorar, de crecer y la aceptación o no de los imponderables que nos depara la fortuna. Para completar esta reflexión filosófica, Malick introduce maravillosas secuencias sobre el cosmos, fenómenos naturales, la creación de la vida y en general sobre todo lo divino que nos rodea. Y es que la vida, con todas sus miserias, con toda la mierda que nos toca tragar, con todas las injusticias que nos toca soportar, ¡es un puto milagro! ¿He dicho que la vida es un milagro? ¡El cine sí que es un milagro! 
Imprescindible. Obra maestra. 
----------------------------
Otro punto de vista...

2 comentarios:

  1. ¡Vaya! Leyendo su post me quedo con la mosca detrás de la oreja. La verdad es que la vi el otro día y no la acabé, me salí del cine cual novia arrepentida en el altar. Pero bien, quizás no tenía el día para tanta introspección filosófica. ¡Que le vamos a hacer! A veces las primeras citas no salen bien. Probaremos otro día.
    B.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...